Rohan y Rohit: pura fuerza

Durante los dos últimos años, Rohan y Rohit, dos hermanos de 6 y 7 años, han formado parte del alumnado de uno de los parvularios que Sonrisas de Bombay impulsa en Chheda Nagar. A juzgar por el brillo de su mirada y la facilidad que tienen en estallar en una carcajada, nadie diría que han tenido una vida tan difícil.

Los hermanos vivían con su madre, Reshma, y su abuela. Reshma estaba casada, pero no vivía con su marido. Habían tenido una relación muy tortuosa, y él incluso llegó a ser detenido por acoso, por lo que la mujer decidió irse con sus hijos a un lugar seguro y alejado de su marido.

Pero Reshma también era una mujer difícil, vivía con lo que conseguía recogiendo chatarra y tenía algunas adiciones, y a menudo no anteponía el bienestar de sus hijos a sus propias necesidades. Por estos motivos, los indicadores nutricionales de Rohan y Rohit, eran bastante malos. Para revertir esta situación, nuestro equipo al cargo del programa de nutrición del parvulario, estaba muy pendiente de ellos. De esta manera, conseguimos que poco a poco se pusieran más fuertes y más sanos. Pero durante el confinamiento, y a pesar de mantener contacto constante, cosa que fue muy difícil, con ellos y su familia, su situación empeoró. Nadie se preocupaba realmente de ellos en casa, con lo que no seguían las actividades escolares, que estamos implementando a distancia, y además perdieron mucho peso.

Fue también durante el confinamiento cuando su madre inició una relación con otro hombre y se quedó embarazada. Al nacer el bebé, su madre fue diagnosticada de ictericia, pero no tomó adecuadamente la medicación que le recetaron y finalmente murió al cabo de pocos días. La abuela de los niños pasó a hacerse cargo de todos, pero cuando la visitamos para ver su situación nos encontramos con una mujer muy débil y agotada, en un espacio que no reunía unas condiciones adecuadas para los niños, y mucho menos para el bebé.

Su abuela nos dijo que el padre de la criatura se quería hacer cargo de ella, pero que ella no estaba preparada para separarse del bebé ni del resto de sus nietos, aunque le estaba costando hacerse cargo de todo.

Desde Sonrisas de Bombay preservar el bienestar de todas las personas con las que trabajamos es la prioridad. En este caso, el cuidado de los niños era lo más importante. Después de muchas conversaciones conseguimos que la abuela entendiera la situación, y recibiera al equipo de la ONG Childline, que puso el caso en conocimiento del Child Welfare Committee. De esta manera la administración ha activado el sistema para acoger a Rohan, Rohit y a su hermana, con el objetivo de que estén lo mejor cuidados posible. Esperamos poderos dar buenas noticias muy pronto.

La entrada Rohan y Rohit: pura fuerza se publicó primero en Sonrisas de Bombay.